ULTIMA HORA: Bob Bell, ex director técnico de Mercedes, acaba de firmar con Manor

viernes, 12 de noviembre de 2010

¿Qué puede decidir el título de 2010?

A muy escasas horas de que se inicie el último Gran Premio de la temporada, quedan aún muchas dudas que despejar y muchas incógnitas que resolver. Por eso, y a raíz de un comentario en una publicación anterior, vamos a dar un análisis de todo lo que podría afectar a la consecución del título mundial de pilotos, que tan apasionante está siendo esta temporada. Así, nos vamos a fijar en varios puntos: el tiempo atmosférico, los motores, las gomas, los frenos, otros pilotos y, cómo no, las órdenes de equipo.


La meteorología.

Abu Dhabi, situado en los Emiratos Árabes no es un lugar en el que se esperen lluvias habitualmente. Y, sin embargo, hoy está lloviendo allí y se pronostican, según la BBC, unas probabilidades de lluvia del 20% para la calificación y la carrera. ¿Cómo es posible que en medio del desierto pueda llover para una carrera de Fórmula 1?

Si finalmente se presenta la lluvia en el emirato, van a eliminarse varios factores que podrían afectar al resultado de la carrera. Uno de ellos es el polvo. Sí, el circuito de Yas Marina está situado en medio de una isla artificial, pero los vientos del desierto depositan suciedad sobre la pista. Este polvo podría afectar de forma negativa a los motores de los bólidos en cuestión, esperándose averías en aquellos motores que estén más dañados (más adelante sacaremos conclusiones de esto). Además, la lluvia enfriará la pista, con lo que las ruedas tardarán más en alcanzar su temperatura óptima de funcionamiento.

Si no llueve, como es esperable, la humedad relativa del ambiente (superior al 20%) calentará aún más la pista. Esto también actuará sobre los motores y las ruedas, que podrían calentarse más de lo esperado.

¿Cómo influye esto en los pilotos que aún luchan por el título? La lluvia intensa es lo único que poodría mantener a Hamilton con opciones. Va mejor en agua que sus contrincantes, es evidente, y si los hombres que le superan en el mundial no puntúan, una victoria suya podría adjudicarle el mundial por un único punto. Sin embargo, esto no sería tan fácil, puesto que los pilotos de Red Bull dejarían de sufrir una degradación excesiva y su coche, que va muy bien en el agua, podría superar ampliamente a Fernando, que en lluvia no es un piloto fiable. Tampoco Vettel y Webber son demasiado diestros sobre asfalto mojado, pero a ellos les vale con pasar por delante del asturiano para adjudicarse otro mundial, además del que ya han ganado este año.

Los motores

Los motores son algo de lo que venimos hablando toda la temporada y que puede poner en jaque a los tres pilotos que se disputan el mundial. Los problemas del F10 con sus propulsores han sido más que evidentes durante toda la temporada y Alonso llega a Abu Dhabi con un motor que está bastante maltratado. No es el único. El motor Renault de los de Red Bull tampoco está en condiciones inmejorables.

Si bien es cierto que quizá el motor del Ferrari pueda estar mejor para la carrera. ¿Por qué? Por algo que Marc Gené dijo el otro día. Ferrari, en los libres, monta motores gastados, algo totalmente lícito para las sesiones. Mientras que los Red Bull suelen usar el mismo motor todo el fin de semana. Esto es, libres, calificación y carrera. Así, ¿por qué los motores de Vettel y Webber pueden ser jueces?

Vamos a hacer un sencillo análisis. Y para ello vamos a partir de lo siguiente:
- Cada carrera tiene una duración media de 305 km.
- Cada pista tiene una longitud media de 5 km.
- Cada sesión de libres se dan 20 vueltas.
- Cada calificación se dan 8 vueltas (en total, contando Q1, Q2 y Q3).

Así pues, analicemos qué kilometraje lleva el motor de Alonso, que es el mismo que en Monza.
- 2 carreras (Monza y Brasil): 610 km.
- 2 sesiones de calificación: 16 vueltas x 5 km = 80 km.
- 2 sesiones de libres (1.2 y 2.1 de Brasil; recordemos que antes se había usado el motor de Bahrein): 40 vueltas x 5 km = 200 km.
TOTAL: = 890 km.

Hagamos lo mismo con los motores del RB6, teniendo en cuenta que Red Bull lo ha usado en los últimos dos fines de semana completos (suponiendo, claro está, que haya hecho lo mismo que durante toda la temporada). No cuentan los de Korea, que se tuvieron que cambiar (ambos pilotos abandonaron dañando el motor):
- 2 carreras: 610 km.
- 6 sesiones de libres: 120 vueltas x 5 km = 600 km
- 2 calificaciones: 16 vueltas x 5 km = 80 km.
TOTAL: 1290 km.

Si lo que dijo Gené el otro día es cierto, tendríamos un Ferrari con un motor con muy poco kilometraje comparado con el motor que montaría Red Bull. La diferencia que puede igualar las cosas es que el motor de Alonso, al haberse utilizado en condiciones mucho más duras (Monza e Interlagos son circuitos muy duros para los propulsores), estará más "cansado". En esto puede influir negativamente la altísima temperatura que tendrán que afrontar. Un motor con mucho kilometraje pero poco gastado responderá mejor a la altísima temperatura del desierto que un motor con poco kilometraje pero con gran desgaste. No hay que olvidar que el F10 ya sufrió de motores, algo que su hermano pequeño, el F10B no ha sufrido. Y que podría sufrir en la ultimísima carrera del año.

¿Veremos alguna fumata blanca?

Los neumáticos

Será la última temporada de Bridgestone como suministrador y también puede ser juez y parte en la temporada 2010.

Pasada ya la primera sesión de libres, declarada en seco, y con la amenaza de lluvia reduciéndose cada vez más, la humedad y la temperatura de Abu Dhabi van a crear un sofocante ambiente a pie de asfalto. El calor de los propios motores va a calentar aún más el ambiente. Y los neumáticos, en un asfalto lleno de polvo y goma, en un entorno asfixiante y con una pista que sólo lleva dos años en funcionamiento (lo que se traduce en mayor abrasión por parte del asfalto) van a sufrir.

En esto lleva ventaja Ferrari. Los de Maranello tratan las gomas con mimo y les cuesta coger temperatura. Pero en una pista como esta no habrá problema si se alcanzan las temperaturas esperadas. Red Bull sufre mucha más degradación de los italianos y esa puede ser su gran lacra para este fin de semana. Ya hemos visto en los libres 1.1 cómo sus tiempos iban decayendo a medida que los neumáticos iban perdiendo compuesto. Y con unos Potenza superblandos y medios, es de esperar que también sufran en carrera por las ruedas. ¿Posibilidad de hacer dos paradas? No si no las hace el rival.

Los frenos

Estas importantísimas piezas también podrían jugarle una mala pasada a más de uno. Recordaremos todos que Vettel ya ha tenido problemas con sus Brembo esta temporada.

Pues bien, el intenso calor al que estarán sometidos pueden hacerles perder eficacia y eso es especialmente preocupante para Red Bull. ¿Por qué? Precisamente por el historial de problemas con los frenos que tiene el equipo. Añadámosle a esto que la suciedad que habrá en la pista podría también ser parte de los problemas que tuvieron en otras carreras y no nos será difícil imaginar que dichos problemas podrían volver a hacer su acto de presencia.

Otros pilotos

Es bastante difícil que cualesquiera otros pilotos se inmiscuyan en trepidante final, pero sí existen posibilidades de que puedan ayudar a unos o a otros. El que más fácil lo tiene es Hamilton. El impetuoso caracter del británico le van a llevar a luchar con la parte de arriba, tanto si quieren los aspirantes como si no. Sabe que todos sus rivales deben quedar a cero puntos para ganar y aún así, debe alzarse con la victoria el domingo. Podría ir a por ella. Esto siempre beneficiará a Alonso que, en caso de que gane el de McLaren y en el peor de los escenarios, Webber fuera segundo, le bastaría con ser sexto para alzarse con su tricampeonato (y resistir luego la oleada de críticas...).

Además de Hamilton, el polaco volador, Robert Kubica podría irrumpir en escena. Si luego su R30 no desfallece como hiciera en las últimas carreras podría colarse entre los Red Bull y Ferrari. Esto allanaría el camino mucho a los de Horner, pues bastaría con que intercambiasen sus posiciones en caso de que Vettel liderara, y para eso sólo tendría que entrar en boxes. Aunque ya han dicho que eso no lo harían nunca, que se portarían bien y que prefieren el subcampeonato a jugar sucio. Esto, habrá que verlo.

Si consiguiera ponerse al día con su conducción y perdiera ese miedo en esta última carrera, Felipe Massa podría ser el escudero que aupara a Alonso a lo más alto. Para eso, tendría que quedar por delante de los dos Red Bull, algo difícil pero no imposible. El brasileño no podrá poner la excusa de las gomas como en otras ocasiones, por lo que debería estar más arriba de lo visto en la sesión de libres 1.1. No es alguien con quien se deba contar a estas alturas del campeonato, pero no podemos descartar que dé la campanada y, de ser así, el efecto que debería tener es el mismo que podría tener Hamilton: el retrasar a los coches de Newey todo lo posible para que el mundial de pilotos vuelva a vestir de rojo.

Ordenes de equipo

No nos engañemos. Desde la escudería de la bebida energética, Marko, Mateschizt, Horner y todo el plantel nos han intentado convencer de que ellos van a dejar que sus pilotos peleen en la pista que no habrá ningún tipo de orden para invertir las posiciones si consideran que van a perder el mundial de pilotos. Pero a nadie engañan si creen que alguno de los que estamos aquí, delante de las pantallas, confiamos en lo que digan.

Porque si ya es prestigio llevarse el título de constructores, que uno de tus pilotos se alce con el título de mejor conductor del mundo abre muchas posibilidades: inversiones, patrocinadores... en definitiva: dinero. Que es lo que un monstruo, como es una escudería de F1, engulle a espuertas. Y la inyección de dinero que espera al que gane este mundial es enorme.

Que nadie se extrañe, pues, si vemos cómo los dos Red Bull cambian de posición para llevarse al huerto el premio de mejor piloto del año. Ni que Massa los retenga si va doblado. Ni que se vean triquiñuelas del tipo "alerón-de-Silverstone". Está en juego mucho, más que un simple campeonato o tricampeonato. Está en juego un dineral y las dos escuderías que aspiran a él van a darlo todo para hacerse con la corona.

¡Mójate, anda!

Este era el reto que ha propiciado esta entrada.

Pues bien, yo no voy a mojarme, porque quiero mantener la mayor neutralidad posible en el blog, en lugar de apoyar absurdamente a unos o a otros. He intentado dar la mayor cantidad de información posible, analizando lo que puede ocurrir en carrera. Y, aún viendo el envite y subiendo la apuesta, no veo claro quién habrá de ganar.

La respuesta, el domingo.

1 comentario:

  1. Gracias. La última carrera se merecía este estupendo anexo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.